Preguntas y respuestas sobre grupos electrógenos

Comprar un grupo electrógeno es una excelente manera de mejorar la rentabilidad de tu empresa o, si este es el caso, erradicar los inconvenientes de los fallos eléctricos que se producen en la zona en la que vives. Es muy probable que antes de hacer esta inversión para tu bienestar tengas algunas dudas en tu mente, por ello hemos preparado este artículo especial con las preguntas más recurrentes que nuestros compradores y visitantes de Ventageneradores.net han comentado al momento de comunicarse con nosotros.

¿Necesito un grupo electrógeno?

Para responder a esta interrogante debes tener el conocimiento, bien sea por vivencia propia o por lo que te han comentado tus vecinos, de la calidad del suministro eléctrico en la zona donde se localiza tu hogar o empresa y determinar así alguna de estas situaciones:

  •  Potencia insuficiente: Se manifiesta cuando el servicio eléctrico se torna insuficiente para la demanda del sector, y si, por ejemplo, conectas varios equipos a la vez, podrás notar como pierde potencia el servicio.
  • No existe servicio: Contrario al caso anterior, nos encontramos con una zona que está muy apartada de los centros poblados y, por esta razón, no cuenta con este servicio público o privado.
  • Fallos eléctricos habituales: Esta es otra razón que amerita la compra de un grupo electrógeno, la ocurrencia frecuente de este tipo de situaciones trae numerosas consecuencias para las personas que lo padecen, desde pérdida de dinero y equipos hasta la vida, cuando hablamos de instalaciones médicas o pacientes que reciben tratamientos en sus hogares.

¿Qué tipo de grupo electrógeno necesito?

Esta es otra inquietud muy frecuente, sobre todo cuando no se conoce mucho de estos equipos. Al igual que en la pregunta anterior, tenemos 3 puntos a conocer:

  • Cantidad de energía que necesitas: Coloca en una lista los equipos que necesitas alimentar con tu grupo electrógeno y suma la cantidad de voltaje que requiere cada uno de ellos, tanto de arranque como continuo, para saber la potencia que precisas.
  • Lugar para su instalación. Según el tipo de equipo, se podrá instalar dentro  o fuera del hogar u oficina, siempre procurando que no reciba muchas horas de sol y que el espacio esté libre de humedad.
  • Tipo de uso: En este particular tenemos continuo, si lo vas a dejar encendido siempre o de uso de emergencia, es decir, solo para momentos en los que falle la electricidad.

¿Qué debo saber a la hora de instalar un grupo electrógeno?

Existen una serie de detalles a considerar después de haber comprado tu grupo electrógeno, sobre todo cuando vas a instalarlo.

Ubicación: Considera instalar tu equipo en un lugar ventilado e iluminado, para facilitar las actividades de mantenimiento.

Ensamblaje: Para optimizar el funcionamiento del grupo electrógeno, deberás montarlo en una superficie nivelada empleando soportes antivibratorios de ser necesario. Si tienes dudas sobre ello, lo más recomendable es que las consultes con un ingeniero y evaluar así la superficie a emplear.

Ventilación y refrigeración: Recuerda que al entrar en marcha el grupo electrógeno produce emanaciones gaseosas que pueden causar daños respiratorios si el lugar no cuenta con la ventilación adecuada. Lo mismo sucede con el calor que produce el equipo cuando trabaja, por lo que deberás advertir a tu personal o familiares sobre ello.

Alimentación del combustible: Por lo general, este tipo de equipos vienen con una bomba manual que te ayudará a llenar el tanque. Sin embargo, y según las dimensiones del equipo, puedes pensar en un sistema automatizado que se encargue de ello y contar con el apoyo de una cisterna de combustible para llenarlo.

¿Por cuánto tiempo funciona un grupo electrógeno?

Esta pregunta se puede dividir en dos respuestas. Por una parte, te diremos que el tiempo promedio de uso según el tamaño del tanque y cantidad de electricidad generada puede ser entre 8 y 12 horas continuas o ilimitada si hablamos de equipos de potencia principal. En cambios, si hablamos de la vida útil del modelo, encontramos que varía entre 2.000 a 9.000 horas.

Tipos de aparatos que se pueden conectar

Dependerá siempre del tipo de energía generada y su calidad. Por ejemplo, si estás usando un grupo electrógeno trifásico, lo recomendable es que se conecte con máquinas que tienen altas demandas de energía, como las que se emplean en industrias y fábricas, inclusive en conciertos. Si los equipos que necesitas alimentar son electrodomésticos como televisores, neveras, lavadoras, entre otros, lo más indicado es que el grupo electrógeno sea inverter para que produzca una corriente eléctrica más uniforme.

¿Son ruidosos?

Todos los grupos electrógenos producen ruidos cuando se encuentran en marcha, sobre todo por el motor, el tubo de escape y el flujo de aire continuo de la máquina. Sin embargo, puedes optar por equipos que sean insonorizados, es decir, que incorporen una cobertura adicional en su estructura para reducir al máximo las vibraciones y los ruidos que generan cuando están encendidos.

¿Necesito un técnico para instalarlo?

Según el uso que le desees dar al equipo vas a necesitas o no la ayuda de un electricista calificado. Si nos enfocamos en un modelo portátil que solo se usará en momentos muy puntuales, no será necesario un especialista. Ahora, si lo que deseas es conectar el equipo al sistema eléctrico de tu hogar u oficina, sí es recomendable buscar asistencia técnica, sobre todo a la hora de conectarlo con el conmutador de transferencia.

¿Qué son los KVA y los KW?

En ambos casos, estamos hablando de unidades para medir la energía eléctrica. Los KVA son la medida total que necesita cada equipo eléctrico para poder trabajar y que varía un 20% más cuando entra en marcha el equipo. Por su parte, los KW son la medida de potencia máxima que puede crear el grupo electrógeno, la cual se divide y distribuye en los distintos equipos que se pondrán en marcha a la vez.

¿En qué consiste el sistema de transferencia automática?

Un sistema de transferencia es un panel que se encarga medir la distribución eléctrica en un local para accionar el uso de un grupo electrógeno, así se encenderá el equipo cuando ocurra un fallo y se apagará al momento de restablecerse la electricidad.

Si tienes otras preguntas no dudes en comunicarte con nosotros 😉 

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Mas información

Usamos cookies propias y de terceros. Las cookies que se encuentran en esta web (tecnocio.com/blog) se usan para personalizar el contenido, anuncios y la experiencia en nuestro portal, y su propósito principal es identificar al usuario almacenando su historial u hábitos de actividad y navegación en esta web para que la próxima vez que se visite la página, ésta se cargue de forma más rápida y brinde información apegada a tus necesidades sin vulnerar la Ley de Protección de Datos ni la Ley de Cookies. Si acepta su uso, estás aceptando la recogida y el uso de datos, y el uso compartido de datos. También compartimos información a terceros con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, principalmente Google AdSense y de Google Analytics, quienes pueden utilizar la información proporcionada o recopilada para ofrecerte una mejor experiencia. Ponemos en conocimiento esto para dar a conocer que estos terceros, que son prestadores de servicios, podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. Por esto motivo, se pone en conocimiento (se informa) para su consentimiento e instalación de estas cookies en cada dispositivo u ordenador. El consentimiento del destinatario se facilita mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones. Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario. Así mismo, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012, el gobierno nos obliga a comunicaros todo lo siguiente a continuación, además de indicaros, como ya hemos mencionado, que usamos cookies propias y de terceros Una cookie (o galleta informática) es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario. Sus principales funciones son: Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una cookie para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una cookie no identifica solo a una persona, sino a una combinación de computador-navegador-usuario. Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario, e intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores. Las cookies pueden ser borradas, aceptadas o bloqueadas según desee, para esto sólo debe configurar convenientemente el navegador web. Propósito: Las cookies son utilizadas habitualmente por los servidores web para diferenciar usuarios y para actuar de diferente forma dependiendo de éstos. Un uso de las cookies es identificarse en un sitio web. Los usuarios normalmente se identifican introduciendo sus credenciales en una página de validación; las cookies permiten al servidor saber que el usuario ya está validado, y por lo tanto se le puede permitir acceder a servicios o realizar operaciones que están restringidas a usuarios no identificados. Otros sitios web utilizan las cookies para personalizar su aspecto según las preferencias del usuario. Los sitios que requieren identificación a menudo ofrecen esta característica, aunque también está presente en otros que no la requieren. La personalización incluye tanto presentación como funcionalidad. Las Cookies se utilizan también para realizar seguimientos de usuarios a lo largo de un sitio web. El seguimiento en un mismo sitio normalmente se hace con la intención de mantener estadísticas de uso, mientras que el seguimiento entre sitios normalmente se orienta a la creación de perfiles de usuarios anónimos por parte de las compañías de publicidad, que luego se usarán para orientar campañas publicitarias (decidir qué tipo de publicidad utilizar) basadas en perfiles de usuarios. Mitos: Desde su introducción en Internet han circulado ideas equivocadas acerca de las cookies. En 2005 Jupiter Research publicó los resultados de un estudio, según el cual un importante porcentaje de entrevistados creían cierta alguna de las siguientes afirmaciones: Las cookies son similares a gusanos y virus en que pueden borrar datos de los discos duros de los usuarios. Las cookies son un tipo de spyware porque pueden leer información personal almacenada en el ordenador de los usuarios. Las cookies generan popups. Las cookies se utilizan para generar spam. Las cookies sólo se utilizan con fines publicitarios. En realidad, las cookies son sólo datos, no código, luego no pueden borrar ni leer información del ordenador de los usuarios. Sin embargo, las cookies permiten detectar las páginas visitadas por un usuario en un sitio determinado o conjunto de sitios. Esta información puede ser recopilada en un perfil de usuario. Estos perfiles son habitualmente anónimos, es decir, no contienen información personal del usuario (nombre, dirección, etc). De hecho, no pueden contenerla a menos que el propio usuario la haya comunicado a alguno de los sitios visitados. Pero aunque anónimos, estos perfiles han sido objeto de algunas preocupaciones relativas a la privacidad. Según el mismo informe, un gran porcentaje de los usuarios de Internet no saben cómo borrar las cookies. Configuración: La mayor parte de los navegadores modernos soportan las cookies. Sin embargo, un usuario puede normalmente elegir si las cookies deberían ser utilizadas o no. El navegador también puede incluir la posibilidad de especificar mejor qué cookies tienen que ser aceptadas y cuáles no. En concreto, el usuario puede normalmente aceptar alguna de las siguientes opciones: rechazar las cookies de determinados dominios; rechazar las cookies de terceros; aceptar cookies como no persistentes (se eliminan cuando el navegador se cierra); permitir al servidor crear cookies para un dominio diferente. Además, los navegadores pueden también permitir a los usuarios ver y borrar cookies individualmente. Privacidad: Las cookies tienen implicaciones importantes en la privacidad y el anonimato de los usuarios de la web. Aunque las cookies sólo se envían al servidor que las definió o a otro en el mismo dominio, una página web puede contener imágenes y otros componentes almacenados en servidores de otros dominios. Las cookies que se crean durante las peticiones de estos componentes se llaman cookies de terceros. Las compañías publicitarias utilizan cookies de terceros para realizar un seguimiento de los usuarios a través de múltiples sitios. En concreto, una compañía publicitaria puede seguir a un usuario a través de todas las páginas donde ha colocado imágenes publicitarias o web bugs. El conocimiento de las páginas visitadas por un usuario permite a estas compañías dirigir su publicidad según las supuestas preferencias del usuario. La posibilidad de crear un perfil de los usuarios se ha considerado como una potencial amenaza a la privacidad, incluso cuando el seguimiento se limita a un solo dominio, pero especialmente cuando es a través de múltiples dominios mediante el uso de cookies de terceros. Por esa razón, algunos países tienen legislación sobre cookies. La directiva de la Unión Europea de 2002 sobre privacidad en las telecomunicaciones contiene reglas sobre el uso de cookies. En concreto, en el artículo 5, párrafo 3 establece que el almacenamiento de datos (como cookies) en el ordenador de un usuario sólo puede hacerse si: el usuario recibe información sobre cómo se utilizan esos datos; el usuario tiene la posibilidad de rechazar esa operación. Sin embargo, este artículo también establece que almacenar datos que son necesarios por motivos técnicos está permitido como excepción. Inconvenientes: Además de lo relativo a la privacidad que ya se ha mencionado, hay otras razones por las que el uso de cookies ha recibido cierta oposición: no siempre identifican correctamente a los usuarios, y se pueden utilizar para ataques de seguridad. Identificación inexacta: Si se utiliza más de un navegador en un ordenador, cada uno tiene su propio almacenamiento de cookies. Por lo tanto, las cookies no identifican a una persona, sino a una combinación de cuenta de usuario, ordenador y navegador. De esta manera, cualquiera que utilice varias cuentas, varios ordenadores, o varios navegadores, tiene también múltiples conjuntos de cookies. De la misma manera, las cookies no diferencian entre varias personas que utilicen el mismo ordenador o navegador, si éstos no utilizan diferentes cuentas de usuario. Robo de cookies: Durante el funcionamiento normal, las cookies se envían en los dos sentidos entre el servidor (o grupo de servidores en el mismo dominio) y el ordenador del usuario que está navegando. Dado que las cookies pueden contener información sensible (nombre de usuario, un testigo utilizado como autenticación, etc.), sus valores no deberían ser accesibles desde otros ordenadores. Sin embargo, las cookies enviadas sobre sesiones HTTP normales son visibles a todos los usuarios que pueden escuchar en la red utilizando un sniffer de paquetes. Estas cookies no deben contener por lo tanto información sensible. Este problema se puede solventar mediante el uso de https, que invoca seguridad de la capa de transporte para cifrar la conexión. El scripting entre sitios permite que el valor de las cookies se envíe a servidores que normalmente no recibirían esa información. Los navegadores modernos permiten la ejecución de segmentos de código recibidos del servidor. Si las cookies están accesibles durante la ejecución, su valor puede ser comunicado de alguna manera a servidores que no deberían acceder a ellas. El proceso que permite a una parte no autorizada recibir una cookie se llama robo de cookies, y el cifrado no sirve contra este tipo de ataque. Esta posibilidad es explotada normalmente por atacantes de sitios que permiten a los usuarios el envío de contenido HTML. Introduciendo un segmento de código adecuado en un envío HTML, un atacante puede recibir las cookies de otros usuarios. El conocimiento de estas cookies puede después ser explotado mediante la conexión a los sitios en los que se utilizan las cookies robadas, siendo así identificado como el usuario a quien se le robaron las cookies. Falsificación de cookies: Aunque las cookies deben ser almacenadas y enviadas de vuelta al servidor sin modificar, un atacante podría modificar el valor de las cookies antes de devolverlas. Si, por ejemplo, una cookie contiene el valor total de la compra de un usuario en un sitio web, cambiando ese valor el servidor podría permitir al atacante pagar menos de lo debido por su compra. El proceso de modificar el valor de las cookies se denomina falsificación de cookies y a menudo se realiza tras un robo de cookies para hacer un ataque persistente. Sin embargo, la mayoría de los sitios web solo almacenan en la cookie un identificador de sesión —un número único utilizado para identificar la sesión del usuario— y el resto de la información se almacena en el propio servidor. En este caso, el problema de la falsificación de cookies queda prácticamente eliminado. Cookies entre sitios (cross-site cooking): Cada sitio debe tener sus propias cookies, de forma que un sitio malo.net no tenga posibilidad de modificar o definir cookies de otro sitio como bueno.net. Las vulnerabilidades de cross-site cooking (cookies entre sitios) de los navegadores permiten a sitios maliciosos romper esta regla. Esto es similar a la falsificación de cookies, pero el atacante se aprovecha de usuarios no malintencionados con navegadores vulnerables, en vez de atacar el sitio web directamente. El objetivo de estos ataques puede ser realizar una fijación de sesión (robo de sesión en un sitio web). Datos extraídos de Wikipedia Por eso, por todo lo expuesto, la “Ley de Cookies” dice: El Real Decreto-ley 13/2012, de 30 de marzo, publicado en el «Boletín Oficial del Estado» el pasado sábado 31 de marzo de 2012, transpone la Directiva 2009/136/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2009, que se integra en la LSSI (Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico) modificando el punto segundo de su artículo 22, que queda redactado de la forma siguiente: “Artículo 22.2 de la Ley 34/2002. Los prestadores de servicios podrán utilizar dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos en equipos terminales de los destinatarios, a condición de que los mismos hayan dado su consentimiento después de que se les haya facilitado información clara y completa sobre su utilización, en particular, sobre los fines del tratamiento de los datos, con arreglo a lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal. Cuando sea técnicamente posible y eficaz, el consentimiento del destinatario para aceptar el tratamiento de los datos podrá facilitarse mediante el uso de los parámetros adecuados del navegador o de otras aplicaciones, siempre que aquél deba proceder a su configuración durante su instalación o actualización mediante una acción expresa a tal efecto. Lo anterior no impedirá el posible almacenamiento o acceso de índole técnica al solo fin de efectuar la transmisión de una comunicación por una red de comunicaciones electrónicas o, en la medida que resulte estrictamente necesario, para la prestación de un servicio de la sociedad de la información expresamente solicitado por el destinatario.” Así que, para evitar sanciones, os soltamos todo este “rollamen”. No obstante, las Cookies no son necesarias para el uso de nuestra Web, puedes bloquearlas o deshabilitarlas activando la configuración de tu navegador, el cual te permite rechazar la instalación de todas las cookies o de algunas de ellas.

Cerrar